miércoles, 13 de mayo de 2020

POEMAS BILINGÜES




HA DE EXISTIR UN LUGAR

Ha de existir un lugar
Ubicado en otro mundo,
En donde el sueño fecundo
Sublime el verbo soñar,

Y entregado a mil azares
Y a un torrente de ilusión,
Entregar el corazón
Liberado de pesares.

Otra esfera ha de existir
Llena de vivos instantes,
Amados y fulgurantes,
Donde poder revivir

La gloria del tiempo ido:
Aquel que forjó mi ser
Lleno de embrujo y saber,
Y que se encuentra perdido.

TEM QUE EXISTIR UM LUGAR

Tem que existir um lugar
Situado em outro mundo,
Onde o meu sonho fecundo
Sublime o verbo sonhar,

E entregado a mil azares,
A um dilúvio de ilusão,
Entregar o coração
Liberado de pesares.

Sei que outra esfera há de haver
Cheia de vivos instantes,
Amados e fulgurantes,
Onde poder reviver

A glória do tempo ido,
Essa que forjou meu ser
Cheio de embruxo e saber
E que agora anda perdido. 

MUDANZA

Mudanza tan forzada,
tan poco deseada
me lleva por un río embravecido;
mi trayecto mudando
vivo apenas soñando
aquello que jamás he conseguido.

Las hojas de la vida que pasaron
son gozos y son llantos,
auroras en los ojos que soñaron
con fugaces encantos.

MUDANÇA

Mudança tão forçada,
tão pouco desejada,
me leva por um rio embravecido;
meu trajeto mudando
vivo apenas sonhando
aquilo que jamais tenho vivido.

As folhas desta vida que passaram
são gozos e são prantos,
auroras dos meus olhos que sonharam
com fugazes encantos.

VIENTO

A merced de un suave viento
Y en el sueño florecido
Por la gloria de un momento,
Navega mi pensamiento
Y a veces pierdo el sentido.
Soy un sueño irrealizado
Que mantiene la esperanza,
Y por el viento llevado
Procura de lado a lado
La aurora que nunca alcanza.

VENTO

À mercê do calmo vento
E no sonho florescido
Pela glória dum momento,
Navega o meu pensamento
E às vezes perco o sentido.
Sou um sonho irrealizado
Que inda mantém a esperança,
E pelo vento levado
Procura de lado a lado
A aurora que não alcança.

VISIÓN

Mi existencia es un abismo
pues sin meditarlo sigo
tras un dorado espejismo
que apenas soñar consigo.

Toda mi vida no es nada
desde el día en que oscurece
del corazón la alborada
y el sueño se desvanece,

y tan solo la visión
de un firmamento de otrora
cautiva mi corazón
con una fugaz aurora.

Sólo caminos truncados
llevan a sueños vividos,
a lugares encantados
y para siempre perdidos.

VISÃO

Minha existência é em vão,
pois sem meditá-lo sigo
uma fúlgida visão
que apenas sonhar consigo.

Toda a minha vida é nada
desde o dia em que escurece
do coração a alvorada
e o sonho desaparece,

e apenas uma visão
dum firmamento de outrora
encanta o meu corão
com uma fugaz aurora.

Só os caminhos truncados
levam aos sonhos vividos,
aos lugares encantados
e para sempre perdidos.

VERDAD

Existe una gran verdad
que hace tiempo conocí;
dice que lejos de aquí
mora la felicidad:

el gozo del corazón
hechiza la vida entera,
manteniendo siempre fuera
la ausencia y la cerrazón;

lleva el perfume del viento
los sueños que siempre viven,
para que nunca se olviden
las flores del sentimiento;

se desconoce el temor
con que el hombre se tortura
y se yergue la estatura
inefable del Amor.

VERDADE

Há no mundo uma verdade
-faz tempo que a conheci-
Que diz que longe daqui
Existe a felicidade:

Leva o perfume do vento
Os sonhos que sempre vivem
Para que nunca se olvidem
As flores do sentimento.

O gozo do coração
Enfeitiça a vida toda
Porque não nos incomoda
A ausência e a cerração.

Não existe esse temor
Com que a gente se tortura,
E alevanta-se a estatura
Do brilho rubro do amor.

ALMA

El alma vaga por mundos
perdidos o imaginados;
pródiga en sueños fecundos
y en amores encantados.

El alma sale de mí,
lo hace cuando me descuido,
ve cosas que nunca vi
y rescata del olvido.

El alma es libre y yo no:
soy un ente naufragado,
un ser que todo perdió
y que vive encadenado.

Mas al alma puedo ver
por los cuernos de la luna
segura de poseer
los favores de Fortuna.

ALMA

Minh'alma vai pelos mundos
Perdidos ou imaginados;
Pródiga em sonhos fecundos,
Em amores encantados.

Gosta de sair de mim
Quando ando descuidado;
Vageia por um jardim
Que é de quimeras forjado.

Minh'alma é livre e não eu:
Sou um ente naufragado,
Um ser que tudo perdeu,
Infeliz e degredado!

Mas minh'alma vai e vem
Pelas ondas do luar,
Segura de que ninguém
pode o seu mundo quebrar.

SILENCIO

Silencio que me hiela toda el alma,
Ausencia que tortura el corazón;
Estrellas que en la noche vasta y calma
Descubren una rútila visión.

Un sueño que titila en las esferas,
Cadencia inmemorial de una canción
Que otrora floreció en claras riberas
Contrarias a esta triste cerrazón.

¿Adónde fue aquel ritmo de la vida,
Triunfante cual un astro luminoso,
Aquella mocedad ya tan perdida,
Aquel amanecer limpio y dichoso? 

Confieso mis pesares a la luna
Que en ondas de su luz mi mal acuna.

SILÊNCIO

Silêncio! Esse que gela a minha alma!
Ausência que tortura o coração.
Estrelas que na noite escura e calma
Descobrem uma rútila visão.

Um sonho que palpita entre as esferas,
Cadência imemorial duma canção,
Da mais extraordinária das quimeras
Contrária à minha triste cerração.

Onde é que está a voz da minha vida,
Triunfante qual um astro luminoso,
Aquela mocidade já perdida,
Aquele amanhecer claro e ditoso?

Confesso as minha mágoas ao luar
Saudoso do que nunca vai voltar.

PRISIONEIRO

Sou um prisioneiro do teu olhar
Numa furtiva luz em desespero
Luas cruas, corpos de fiar horror
Sem ter ninguém para salvar.
(Isabel Morais Ribeiro Fonseca)

El prisionero soy de aquel mirar,
Lleno de ti, de un torturado esmero,
Furtiva luz que tan en vano espero,
Luna llena que vibra sobre el mar.

Reposa allá en el reino de Neptuno
Aquel mi gran amor que aún palpita,
Que muerto y naufragado resucita,
Rememorando gozos, uno a uno.

Llega un eco distante de otra era,
De algún profundo mar desconocido;
Y la fragancia de esta primavera

Consigue revivir un mundo ido:
Vergel inmemorial, grata ribera,
Y la embrujada flecha de Cupido.

PRISIONEIRO

Sou prisioneiro desse teu olhar,
Cheio de ti num torturado esmero,
Numa furtiva luz em desespero,
Branca lua que espelha o negro mar.

Repousa do oceano lá no fundo
Aquele grande amor que inda palpita,
Aquele que forjou a minha dita
Com traço tão real e tão profundo.

Chega um eco distante que não morre
De algum profundo mar desconhecido;
E uma fragrância que na noite escorre

Consegue reviver um mundo ido:
Aquele meu castelo, a minha torre,
A seta enfeitiçada de Cupido.

TIEMPO FELIZ

Tempo bom, tempo idos
Onde tudo era inocência
Os caminhos eram floridos
Idade plena em total florência.
(Nereida)

Tiempo feliz, tiempo ido,
Donde todo era inocencia
En la sublime cadencia
De un universo perdido.

"Al jardín de la alegría
Quiere mi madre que vaya,
A ver si me sale un novio,
Lo más bonito de España..."

Solo los recuerdos quedan,
Bellos momentos pasados
Que al no ser nunca olvidados
Al corazón lo laceran.

Con una canción sin fin
Que atormenta y reconforta,
Anda el alma toda absorta
Por su perdido jardín.

TEMPO FELIZ

Tempo feliz, tempo ido,
Onde tudo era inocência
Naquela doce cadência
Daquele mundo perdido.

Ao deleitoso jardim
A minha mãe quer que eu vá,
P'ra encontar o namorado
Mais lindo de Portugal...

Belos momentos passados
Que infelizmente morreram
E ao coração dilaceram
Por não ser nunca olvidados.

Com uma canção sem fim
Que atormenta e reconforta,
Vai minh'alma toda absorta
Por seu perdido jardím.

SAUDADE

Y así, entre uno y otro sueño,
Pasa mi vida en espera
De la nueva Primavera
De la que otrora fui dueño.

SAUDADE

E assim, entre um e outro sono,
É apenas a vida a espera
Dessa nova Primavera
Da que outrora eu fui o dono.

LUGAR SOÑADO

Por senderos de la vida,
desterrado del dolor,
se derrama el esplendor
de la dicha florecida.

Resuenan ecos lejanos
por la vertiente del monte,
y se alumbra el horizonte
de indescifrables arcanos.

Un verdecido lugar,
tan distante y tan amado,
al alma muerta le ha dado
repentino despertar.

Por el destino marcada,
cuán triste es mi negra suerte;
me acompaña hasta la muerte
por cualquier encrucijada.

Sin poderlo hollar distingo
un paraíso olvidado,
sin querer soñar, soñado,
mientras me acabo y me extingo.

LUGAR SONHADO

Pelos caminhos da vida
E desterrado da Dor
Derrama-se o esplendor
De uma dita florescida.

Ecoam vozes distantes
Pela vertente do monte
E perscruto o horizonte
Desde encantados mirantes.

Reverdecido lugar,
Tão distante e tão amado,
Que a esta alma morta tem dado
Repentino despertar.

Pelo destino marcada,
Quão triste é a minha sorte,
A que me segue até a morte
Por qualquer encruzilhada.

Mesmo ausente inda diviso
Um paraíso olvidado,
Sem querer sonhar, sonhado,
Tão perdido e tão conciso!

MORIR DE AMOR

¡Oh!, mas cuánto deseo morir de amor,
porque la vida apenas me ha legado
aquella dulce miel de mi pasado
y el fardo lacerante del Dolor.

Después de transitar arduo camino,
recóndita quebrada y gran pendiente,
me encuentro tan perdido y tan ausente
cual dicta la inclemencia de mi sino.

Qué triste porvenir espera al ciego
que antaño vio la luz de la alegría
sin valorar aún lo que veía.

No puedo ya sentir el dulce canto,
repleto de esplendor y dulce encanto
que sin saber por qué, sé que sentía.

MORRER DE AMOR

Meu Deus, pretendo só morrer de amor,
Porque esta vida só me tem legado
Aquele doce mel do meu passado
E o fardo lacerante desta Dor!

Depois de transitar por verde prado,
Recôndita quebrada, ampla vertente,
Acabo tão perdido e tão ausente
Qual mostra a negligência do meu fado.

Mas que triste porvir espera ao cego
Que outrora viu o brilho da alegria
Sem saber da grandeza do que via!

Não posso já sentir o doce canto
Enchido de esplendor, supremo encanto,
Que sem saber por que, sei que sentia!

ESTATUA DE SAL

Al compás de las lágrimas la palabra amanece,
los versos son esclavos de un hondo y gran amor,
de un amor muy lejano y que siempre florece
aun estando cortado el tallo de la flor.

Un amor florecido, de profunda raíz,
que navega en el sueño por un mar misterioso
ha dejado en el alma tamaña cicatriz
y la huella indeleble de un pasado dichoso.

Noche y día camino por los mismos lugares
donde en tiempos remotos el mirar verdecía
con la magia del Sol, con hechizos lunares,
y el aliento del gozo, inconsciente, sentía.

El destino insensible me encamina al final
o tal vez me eternice en estatua de sal.

ESTÁTUA DE SAL

Ao compasso das lágrimas a palavra amanhece,
Os versos são escravos de um firme e grande amor,
Um amor bem distante e que sempre floresce
Mesmo estando cortado o caule dessa flor.

Um amor florescido de profunda raiz
Que navega no sonho por um mar misterioso
Tem deixado na alma tamanha cicatriz
E a pegada indelével dum passado ditoso.

Noite e dia caminho pelos mesmos lugares
Onde em tempos remotos o olhar verdecia
Com encantos do Sol, com feitiços lunares,
E o alento do gozo, inconsciente, sentia.

O destino insensível me conduz ao final
Ou talvez me eternize numa estátua de sal.

ESPEJISMO

En años que vivieron y perduran;
en paraje embrujado por el hado
carente de futuro y de pasado
las líneas del dolor se desfiguran;

pues existe una extraña dimensión:
recóndito y profundo mar arcano
por donde caminaba de la mano
del sueño, de la dicha y la pasión.

Luz fugaz, sinfonía embriagadora,
ensueño de fragancias y poesía,
ilusión que descubre y rememora.

¿Por qué hubo aquella hora y aquel día
mostrando para siempre cuanto añora
el alma desterrada de alegría?

DELÍRIO

Em anos que viveram e perduram,
Em terras embruxadas pelo fado,
Lugares sem futuro nem passado,
Até as feições da Dor se desfiguram.

Existem sensações que inda perduram,
Transitam por um mundo imaginado
Dentro dum coração enfeitiçado
Por astros desvairados que fulguram.

Luz fugaz, melodia embriagadora,
Aroma de esplendor no coliseu,
Ilusão que desvenda e rememora.

Porque houve aquela hora, aquele dia,
Aquele que mostrou, quando nasceu,
Minha alma desterrada da alegria?

HASTA LA EXTENSA PLAYA

Hasta la extensa playa llega el mar
repleto de dolor y de añoranzas;
las olas ejecutan viejas danzas
del tiempo en que vivir era gozar.

Y así mi corazón quiere apurar
las copas ya bebidas de esperanzas,
evocando tal vez viejas andanzas
del tiempo en que vivir era soñar.

La luna sobre el agua ya se abate
dejándome su rastro de espejismos,
de eterno corazón que siempre late

y eclipsa al astro ciego del dolor,
para que atravesando los abismos
retome de la vida su dulzor. 

ATÉ ESTA LONGA PRAIA

Até esta longa praia chega o mar
Repleto de saudades e lembranças,
E as ondas executam velhas danças
Do tempo em que viver era gozar.

Enquanto ando perdido a procurar
As taças já bebidas de esperanças,
Evoco sem querer velhas andanças
Do tempo em que viver era sonhar.

A lua sobre as águas já se abate,
É o mais bem apurado simbolismo
Do eterno coração que sempre bate

E eclipsa ao astro cego desta dor,
Para que atravessando o grande abismo
Retorne assim da vida o seu dulçor.

DIECISIETE AÑOS

Con mis diecisiete años
tenía todas las muelas,
los horizontes muy amplios
y una hermosa cabellera.

Al revivirlos suspiro,
se atormenta el corazón,
eternamente cautivo
de todo cuanto murió.

Es tanto lo que se fue
que ni el verso más sublime
jamás podrá contener
sus encantados confines.

Lacerado espero el fin
de esta dura maldición,
de esta sombra triste y gris
de lo que otrora fui yo.

DEZASSETE ANOS

Quando tinha dezassete
Tinha todos os meus dentes,
Os horizontes compridos
E os mais fúlgidos poentes.

Aflige-se o coração,
Eternamente cativo,
Quando a saudade me vence,
Quando aquela luz revivo.

É tanto o que já perdi
Que nem o verso mais belo
Jamais poderá conter
Aquilo que eu mais anelo.

Lacerado espero o fim
Desta dura maldição
Desta miragem de ausência
Que alaga o meu coração.

MUEVE EL MOLINO SUS ALAS

Mueve el molino sus alas
cuando el viento las cautiva;
muestra el destino sus galas
de añoranza siempre viva.

Con su azul tan puro el cielo
me repone a un otro mundo
e ilumina de consuelo
al corazón moribundo.

Se alzan altivos molinos 
en un lugar encantado;
sauces, almendros y pinos
brotan de un suelo soñado.

Y embriagado de fragancias
y de sueños por soñar,
se disuelven la distancias
sobre las olas del mar.

GIRAM DO MOINHO AS ASAS

Giram do moinho as asas,
Essas que o vento cativa;
Mostra o destino suas galas
De saudade sempre viva.

A outro mundo me repõe
O céu que é de anil tão puro;
De tanta ausência que dói
É o meu remédio seguro.

Erguem-se altivos moinhos
Neste lugar encantado;
Rosa, petúnia e jasmim,
Brotam deste chão sonhado.

Embriagado de fragrância,
Dos sonhos que quis sonhar,
Vai morrendo a cruel distância
Por sobre as ondas do mar.

¿HABRÁ UN DULCE NAVEGAR?

Hay una luz que no muere,
que rasga cualquier olvido:
aquella que el alma hiere
evocando lo vivido.

Galopando mis anhelos
a lomos de irrealidad
van vislumbrando los cielos
de su única verdad.

Los instantes resucitan
de tan profundo legado,
y este sueño que palpita
aunque haya naufragado.

¿Habrá un claro despertar
en este o en otro mundo,
y aquel dulce navegar
por océano tan profundo?

AQUELE DOCE VOGAR

Há uma luz que não fenece,
que rasga qualquer olvido,
mas tortura e entristece
evocando o já vivido.

Navegam os meus anseios
Por mares de irrealidade,
Fora do mundo mas cheios
Da sua única verdade.

Os instante ressuscitam
De tão profundo legado,
E este sonho que palpita
Mesmo havendo naufragado.

Terei o meu despertar
Aqui ou num outro mundo,
E aquele doce vogar
Pelo mar vasto e profundo?

FLORES DEL CEMENTERIO

Cierto verano de otrora
perdí mi querido hogar.
Sueño volver y hasta ahora
no conseguí regresar.

La esperanza de volver,
la ilusión de regresar,
no consiguen florecer,
naufragan en alta mar.

Y aun perdida la esperanza,
y aun perdida la ilusión,
nunca muere la añoranza
que inunda mi corazón.

Los recuerdos de esa dicha
llena de luna y misterio,
son consuelo y son desdicha,
son flores del cementerio

en el que se halla la tumba
donde yace sepultado
todo aquello que perdí,
todo cuanto es mi legado.

FLORES DO CEMITÉRIO

Certa vez, numa outra idade,
Perdi o meu querido lar;
A dor e a mágoa me invade
Pois não posso regressar.

A esperança de voltar,
A dita de regressar,
Não conseguem florescer,
Jazem no fundo do mar.

Morreu minha mocidade,
A mais florida canção;
Fica apenas a saudade
Batendo no coração. 

As lembranças dessa dita
Cheia de lua e mistério
São lenitivo e desdita,
São flores do cemitério,

Daquele em que fica o túmulo
Onde vive sepultado
Tudo aquilo que eu perdi,
Tudo quanto é meu legado.

LUZ DE LUNA

Refleja el resplendor de un astro amado,
la Luna, que al brillar todo conmueve;
parece recobrar la brisa leve,
la brisa de un amor recién llegado.

Parece recobrar aquel legado
de un sol cuyo calor fundió la nieve;
con rayos de ilusión e instante breve,
palpita con fulgor resucitado.

Encarna tal fulgor dicha vivida
y aflora el viejo gozo que sentía
en otra dimensión, en otra vida.

Florece la pasión porque ahora siento
latir mi corazón como latía, 
sin sombra de pesar ni sufrimiento.

ASTRO PERDIDO

Espelha o esplendor de um astro amado,
A Lua, que a sua pura luz reteve;
Parece relembrar a brisa leve,
A brisa de um amor recém-chegado.

Parece recobrar esse legado
De um sol cujo calor fundiu a neve.
Com raios de ilusão e instante breve,
Cintila num fulgor ressuscitado.

Parece tal fulgor dita vivida.
Palpitam idos gozos que eu sentia
Numa outra dimensão, numa outra vida.

Mas seja como for, neste momento,
Bate o meu coração como batia,
Despido de pesar e sofrimento.

ARREBATAMIENTO

No sé si te habrás fijado
en estos nuevos reflejos,
en el verdor de este prado,
en los claveles bermejos;

ellos son la nueva vida,
luz de una loca pasión,
alegría revivida
de un herido corazón.

Renace la primavera
en un jardín encantado,
en esta nueva rivera
de paraje tan soñado.

¡Y con todo florecido,
con este arrebatamiento,
ardo de amores contigo
en tan sagrado momento!

ARREBATAMENTO

Não sei se tens reparado
No feitiço dos espelhos,
Na verdura deste prado
E nestes cravos vermelhos,

Eles são a nova vida,
Luz duma louca paixão,
Alegria revivida
De um ferido coração.

Vibra a primavera toda
Neste amanhecer risonho,
Nesta fragrância de agora,
Da flor do mais belo sonho.

E com tudo florescido,
Com este arrebatamento,
Ardo de amores contigo
Neste sagrado momento!

JARDÍN PERDIDO

¡Viejo jardín! ¡Oh flor de mis sentidos,
de tiempos tan ornados de fragancia!
Espejo reflejándome la infancia,
y a aquellos que se fueron, ¡tan queridos!

¡Oh mi jardín de amores fascinantes,
de ríos por la lluvia improvisados,
rincones misteriosos, encantados,
en noches estrelladas, deslumbrantes!

¡Quiero volver a ti, jardín perdido,
donde el mágico son de antiguas danzas
resuena en tu paisaje florecido!

¡Quiero volver a oír viejas romanzas
bajo el cielo de abril, da azul ungido,
sin sombras de recuerdos ni añoranzas!

JARDIM PERDIDO

Velho jardim! Oh flor dos meus sentidos,
De tempos enfeitados de fragrância!
Espelho que reflete a minha infância,
E os seres que morreram, tão queridos!

Oh meu jardim de amores verdejantes!
De rios pela chuva improvisados!
Recantos misteriosos, encantados,
Nas noites estreladas, deslumbrantes!

Quero voltar a ti, jardim perdido,
Onde o mágico som de antigas danças
Ecoa num paraíso tão florido!

Quero tornar a ser como as crianças
Que brincam sob o céu, de anil ungido,
Sem sombras de saudades nem lembranças!

TIMIDEZ

Timidez
en los aires de otrora,
en los ojos que miraron
y que miran,
y en el sueño inacabado
que palpita.

Las estrellas de mil noches
guardan el secreto
de aquellos momentos
que el viento lleva,
que navegan,
revividos.

TIMIDEZ

Timidez
nos ares de outrora,
nos olhos que olharam
e que olham,
e no sonho inacabado
que palpita.

As estrelas de mil noites
guardam o segredo
daqueles momentos...
que o vento leva,
que navegam,
revividos.

AMOR PLATÓNICO

Buscar ese mirar que me fascina,
Que es don de la verdad y es puro cielo,
Ese mirar azul que tanto anhelo,
Esa ilusión vivaz que tanto anima.

Sentir que es ilusión tan peregrina,
Que es ansia, que es pesar y que es desvelo,
Que es triste y afligido desconsuelo,
Que apenas es amor que se imagina.

Tu nombre de muchacha tan amada
Resuena como un eco que intuía
Ser canto de pasión idolatrada.

Tu ser que es de ilusión y fantasía,
De boca carmesí en sueño besada,
Trasciende el ancho mar y la poesía.

AMOR PLATÔNICO

Buscar o teu olhar que me fascina,
Verdade tão imensa e céu tão puro,
Amor que tanto anseio e que procuro
Qual busca um cego o dom da luz divina.

Sentir que é uma quimera peregrina,
Andar detrás de ti num céu obscuro,
Saber que nos separa um alto muro,
Que apenas é um amor que se imagina.

Teu nome de mocinha tão amada
É como essa canção que em mim sentia 
Ser voz duma paixão idolatrada.

Teu ser que é de ilusão e fantasia,
De boca carmesim tão anelada,
Transcende o vasto mar e até a poesia.

ANDO TRISTE

Ando triste en este mundo,
Rememorando otra vida;
Vivo en este mar profundo,
El de la dicha perdida.

Ando cansado y vencido,
Recordando muertas horas,
Mi paraíso perdido,
Mis fantásticos otroras.

Y vivo pues convencido
De no poder escuchar,
Ni la canción del olvido
Ni las cantigas del mar 

Mi pesar no tiene fin
Ni este dolor, lacerante
Que se apodera de mí
En cualquier lugar e instante.

ANDO TRISTE

Ando triste neste mundo,
Com saudades d’outra vida,
Moro neste mar profundo
Da minha dita perdida!

Ando cansado e vencido,
Relembrando aquelas horas:
Meu paraíso perdido,
Meus fantásticos outroras!

E vivo pois convencido
De não poder escutar,
Nem as cantigas do olvido
Nem os sussurros do mar

Minha magoa não tem fim
Nem minha dor lacerante
Que toma conta de mim
Em qualquer lugar e instante.

GORRIONCITO AMOROSO

El gorrioncito amoroso
tiene hambre y pide pan.
Viene alegre, presuroso,
baja raudo del desván.

Yo le di un buen pedacito
del bizcocho que tenía,
y le resultó exquisito,
bien lo sé pues salta y pía.

Él llamó a la gorrioncilla
con la que vive contento,
por si acaso le placía
disfrutar del alimento.

Bajó pronto el avecilla
a juntarse con su amado,
y fue a posarse en la silla
donde él se había posado.

Y así los dos, tan felices,
dieron cuenta del bizcocho,
y se fueron a dormir
pues eran más de lasa 8.

PARDALZINHO AMOROSO

O pardalzinho amoroso
Passa fome e pede pão.
Vem alegre, pressuroso,
desce logo do desvão.

Eu lhe dei um pedacinho
Duma bolacha gostosa.
Ele, que é tão bonitinho,
Achou que era deliciosa.

Chamou à sua pardalzinha,
A sua linda namorada,
Pois talvez ela não tinha
Ainda comido nada.

Ela desceu do desvão
Para estar com seu amado,
E rápido se pousou
Onde ele estava pousado.

Comeram toda a bolacha
E voltaram para o ninho,
Pois a amada dele acha
Que é bom se deitar cedinho.

TIMIDEZ

Al verte nada te digo
debido a mi timidez.
Traigo en el pecho, conmigo,
todo el amor que no ves!

Mi corazón traspasado
por la flecha del amor,
me hace vivir embriagado
por un sublime licor.

Tu pasas indiferente
sin saber cuánto te quiero;
queda en el aire, presente,
tu fragancia de romero.

Todo es fragancia y primor
en este amor tan sentido,
que incendió, con vivo ardor,
mi corazón malherido.

TIMIDEZ

Nenhuma coisa te digo
Por causa da timidez.
Trago no peito, comigo,
O imenso amor que não vês.

Eu fiquei por ti flechado,
Foi apenas de te olhar!
Fico todo transtornado
Quando te vejo passar!

Tu passas indiferente
E nem olhas para mim;
Fica na aragem, presente,
Teu aroma de alecrim.

Tudo é feitiço e perfume
Nesta perdida paixão,
Que feriu com o seu gume
Meu perdido coração !

CANARIO ENAMORADO

A un canario oigo cantar.
Canta triste en su prisión.
Refleja tanto pesar
que lacera el corazón.

Ese inspirado trinar
por una canaria amada
revela un hondo penar
porque vive confinada.

Tampoco ella puede huir
de su jaula ni del hado
de jamás poder sentir
el calor del ser amado.

Mas la tonada de amor
él tan sentida la canta,
que a despecho del dolor
vibra el cielo en su garganta.

CANARINHO ENAMORADO

Ouço um lindo canarinho
Que canta na sua prisão;
Canta triste, coitadinho,
De cortar o coração;

Com certeza, porque clama
Pela amada canarinha,
A quem ele muito ama,
E também presa e sozinha.

Ele não pode fugir
Da gaiola nem do fado
De nunca poder sentir
O calor do ser amado.

Mas a sua voz é tão bela,
Tão sentido o que ele canta,
Que mesmo desde a sua cela
Vibra o céu na sua garganta.

BANDIDO

Me encontré con un bandido
allá por Sierra Morena;
entregado a su faena
y por ello perseguido.
Él nunca hubiera querido
ejercer tal profesión
mas le nubló la razón
el ejemplo de un gobierno
que al pobre manda al infierno
y dignifica al ladrón. 

BANDIDO

Me encontrei com um bandido
escondido pela serra;
fugindo de terra em terra
porque era perseguido.
Nunca tivera querido
exercer tal profissão
mas turbou-lhe o coração 
o exemplo de um governo
que ao pobre manda ao inferno
e dignifica ao ladrão.

SANTO EN EL CABARÉ

¡Hola a todos!

Soy una talla en madera de San Juan Bautista.

Fue la dueña del cabaré donde habito
quien me compró en una tienda de antigüedades.

Me quedé en el camerino de las chicas
ataviado de parca vestimenta.

Apenas unas pieles mal curtidas cubrían mis vergüenzas
mientras bautizaba en el Jordán.

Una de las bailarinas me confeccionó
una túnica de seda bordada con hilos dorados.

Ahora, sobre mi peana,
parezco el gobernador de Galilea.

Además, las chicas
me echan piropos y me dicen picardías.

¡Me encanta este lugar!. 

!Pero ay Señor!,
ando perdido entre muslos de bronce,
pechos de nieve y esféricas caderas...

¡¡Qué lástima ser sólo de madera!! 

SANTO NO CABARÉ

Olá a todos!

Sou uma talha em madeira
de São João Batista.

Foi a dona do cabaré onde habito
quem me comprou na loja de antiguidades.

Fiquei no camarim das meninas
ataviado de pouca vestimenta.

Apenas umas peles mal curtidas
cobriam minhas vergonhas
enquanto batizava lá no Jordão.

Uma das bailarinas 
fez para mim uma túnica de seda
bordada com fios dourados.

Agora, sobre a minha peanha,
pareço o governador da Galileia.

Além disso elas gostam de me dizem gracinhas.

Eu gosto deste lugar!

Mas ai Senhor!
ando perdido entre nádegas tão brancas,
seios de ébano, coxas bronzeadas...

Que pena ser só de madeira!!

SUAVE MELODÍA

Una suave melodía
alumbra con su relato
la noche de la añoranza,
el recuerdo de lo amado.

Una canción es capaz
de navegar por el tiempo,
como navega una lágrima
por la faz del sentimiento.

Un huracán de emociones
gira en pos de lo perdido,
soñando con horizontes
de otro más propicio sino.

Por el éter del recuerdo
y aunque nunca lo quisiera,
transita el eco inmortal
del resplandor de mi estrella.

UMA LINDA MELODIA

Uma linda melodia
perfuma com seu relato,
este luar de saudades,
este tão velho retrato.

Uma canção que se ouve
pelo mar do sentimento,
como uma lágrima à toa
é levada pelo vento.

Uma forte tempestade
dentro do meu coração
levanta as ondas dormidas
duma perdida paixão.

Pelos ares da memória
e sem que exista motivo
transita o eco fatal
do que não tem mais olvido.

VIENEN DEL NORTE Y DEL SUR

Vienen del norte y del sur
las aves surcando el cielo,
atravesando montañas,
altas cumbres, calmos ríos,
planicies, desfiladeros,
las olas del mar inmenso.

Vienen del norte y del sur
y son hermanas del viento,
del viento que las sustenta
en su mágico elemento.

Vienen del norte y del sur,
los recuerdos, los suspiros
de aquellos vientos perdidos.

VÊM DO NORTE, VÊM DO SUL 

Vêm do norte, vêm do sul,
as aves sulcando o céu,
atravessando montanhas,
altas cumes, calmos rios,
planícies, desfiladeiros,
as ondas do imenso mar.

Vêm do norte, vêm do sul;
elas são irmãs do vento,
que as sustenta, quando passam,
nesse mágico momento.

Vêm do norte, vêm do sul,
as lembranças, os suspiros,
daqueles ventos perdidos.

MUNDO FELIZ

Mi alegre corazón pasa triunfante
Por ese mundo grato y tan amado
Que para mi solaz he generado
De una visión soñada y deslumbrante.

Lugar es de grandeza rutilante,
Reside allí el placer más anhelado,
Palpita el corazón de haberlo hallado,
Si bien estoy de tal lugar distante.

Mas soy yo muy feliz imaginando
Que tengo allá mi hogar, allá mi vida,
Y que los pajarillos van cantando

Al alba su tonada más sentida;
Me van así sus trinos despertando
Del sueño de la dicha tan querida.

MUNDO FELIZ

Meu ledo coração passa triunfante
Por esse mundo grato e tão amado
Que para o meu solaz tenho criado
Duma visão sonhada e deslumbrante.

É um mundo de grandeza rutilante,
Reside lá o prazer mais anelado,
Palpita o coração de tê-lo achado,
Se bem que estou de tal lugar distante.

Assim contente estou, e imaginando
Que tenho lá meu lar e a minha vida,
E os lindos passarinhos vão cantando

Bem cedo a sua toada tão sentida;
Então é quando vou-me despertando
Do sonho dessa dita tão querida.

JARDÍN

Pensamientos…,
y la mirada perdida
entre el verdor poblado de fragancias
y el arrullo de la fuente.

Todo pasó,
hasta el dolor,
como el agua que corre.

Entre musgos y yedras
quedan quietos mis ojos:
parados,
parados como esa voz que brotaba en la garganta;
estáticos como los árboles,
que crecen y florecen
y sueñan con el mar
sin conocerlo.

JARDIM

Sentimentos...
e olhar perdido
entre o verdor povoado de fragrâncias,
e o arrulho do chafariz.

Tudo passou,
até a dor,
como a água que corre.

Por entre musgos e heras
ficam quietos meus olhos:
parados,
parados como essa voz que brotava na garganta;
estáticos como as árvores,
que crescem e florescem,
que sonham com o mar
sem o conhecer.

LLUVIA

Es menuda y baja suave
hasta el suelo tan sediento,
parece el canto de un ave
que me aviva el sentimiento.

La lluvia me va trayendo
una música anhelada,
el rumor de estar viviendo
en una tierra soñada.

El ramaje goteante
evoca mi antiguo hogar,
donde brilló, fascinante,
el más vivo despertar.

Toda la fronda lavada
se mueve al compás del viento
y una fragancia olvidada
perfuma mi pensamiento.

CHUVA

É miúda e desce leve
até este chão tão sedento,
parece que sempre esteve
regando meu sentimento.

A chuva vai-me trazendo
uma música anelada,
o rumor de estar vivendo
numa outra terra sonhada.

A ramagem gotejante
relembra o antigo lar
onde brilhou, fascinante,
o mais lindo despertar.

Toda a fronde assim lavada
vibra ao compasso do vento
e uma fragrância olvidada
perfuma o meu pensamento.

SUEÑO

Mi sueño no se sacia de soñarte;
aquel mirar sagrado y siempre fiel
alumbra mi tormento más cruel,
tormento que me impide el olvidarte.

Te busco, te procuro en cualquier parte,
y evoco aquel aroma de tu piel,
aunque mi empeño amargue cual la hiel
de andar tras de tu amor y no encontrarte,

y ver tras el cristal de la agonía
que el viento de la muerte arrastra y lleva
aquel amor radiante que sentía,

el sueño que me hizo estremecer,
el vivo resplandor de mi alegría
que ya nunca jamás ha de volver.

SONHO

Meu sonho não se cansa de sonhar-te:
aquele olhar sagrado e sempre fiel
é a luz desta Saudade tão cruel,
aquela que não deixa de chamar-te.

Te busco, te procuro em toda parte,
evoco enfim o teu dulçor de mel,
porem o empenho amargue como o fel
de andar eu trás de ti sem encontrar-te,

e ver trás do cristal desta agonia
que o vendaval da morte arrasta e leva
aquele amor radiante que eu sentia,

o sonho que me fez estremecer,
o vivo resplendor dessa alegria
que nunca, nunca mais há de volver.

AMOR PLATÓNICO

Buscar ese mirar que me fascina,
Que es don de la verdad y es puro cielo,
Ese mirar azul que tanto anhelo,
Esa ilusión vivaz que tanto anima.

Sentir que es ilusión tan peregrina,
Que es ansia, que es pesar y que es desvelo,
Que es triste y afligido desconsuelo,
Que apenas es amor que se imagina.

Tu nombre de muchacha tan amada
Resuena como un eco que intuía
Ser canto de pasión idolatrada.

Tu ser que es de ilusión y fantasía,
De boca carmesí en sueño besada,
Trasciende el ancho mar y la poesía.

AMOR PLATÔNICO 

Buscar o teu olhar que me fascina,
Verdade tão imensa e céu tão puro,
Amor que tanto anseio e que procuro
Qual busca um cego o dom da luz divina.

Sentir que é uma quimera peregrina,
Andar detrás de ti num céu obscuro,
Saber que nos separa um alto muro,
Que nosso amor apenas se imagina.

Teu nome de mocinha tão amada
É como essa canção que em mim sentia
Ser voz duma paixão idolatrada.

Teu ser que é devaneio e fantasia,
De boca carmesim tão anelada,
Transcende o vasto mar e até a poesia.

PORQUE MUERO

Hablando estoy de ti a las estrellas
y a toda la extensión del ancho mar,
a todo el esplendor de las esferas
que ostentan mi sentir y mi soñar.

Les hablo así de ti puesto que fuiste
el éter de misterios florecidos,
el puro amor por ti que tú ya viste,
el bosque de mis sueños más queridos.

Les hablo así de ti puesto que muero
sin comprender por qué tanto esplendor,
herido por un golpe tan certero,

marchita sin remedio cual la flor:
aquella que dio aroma a un mundo entero
regido por el ansia de tu amor.

FALANDO ESTOU DE TI 

Falando estou de ti a essas tão belas
montanhas orvalhadas de luar,
a todo o esplendor dessas estrelas
que mostram seu discreto palpitar.

Falando estou de ti e fico triste
ao relembrar os gozos fenecidos,
o puro amor por ti que tu já viste,
as cinzas dos meus sonhos mais queridos.

Falando estou de ti e agora eu sinto
saudades que ocasionam tanta dor,
momentos dum outrora não extinto,

o aroma de uma oculta e rara flor;
e evoco aquele mundo tão distinto,
repleto de feitiço e de esplendor.

AMAR

Absorto ante el amor
permanezco admirado
de tanta maravilla y esplendor
que al corazón mantiene fascinado.

Es luz que purifica,
canción que hace vibrar el sentimiento,
incienso que perfuma y se disipa
por todo el estrellado firmamento;

vibrar ante los ojos de la amada,
encanto en el sentir,
pisar por una tierra inmaculada;

amar es pues fluir
al son inmemorial de una balada
que de este mundo vil nos hace huir.

AMAR

Absorto ante o amor
Permaneço admirado
Do viço esplendoroso dessa flor,
Do signo misterioso do seu fado.

É luz que purifica,
Canção que faz vibrar o sentimento,
Incenso que perfuma e se dissipa
Por toda a imensidão do firmamento;

Vibrar perante a luz da bem amada,
Encanto no sentir,
Pisar por uma terra imaculada;

Amar é pois fluir
Ao som imemorial duma balada
Que deste mundo vil nos faz fugir.

AMOR IMPREVISTO

De qué sirve esperar al amor puro
si todo en este mundo está marcado
por la suerte fatal y a buen seguro
no existe el paraíso tan soñado.

De que sirve soñar con fantasías,
con campos verdecidos y lejanos,
si al cabo las contadas alegrías
escurren como el agua entre las manos.

Gocemos pues de Amor cual éste llega,
gocemos de ese instante con fe ciega,
tan pronto como pose, de improviso.

Gocemos de esa mano que nos toca,
su amor que nos ofrece y nada evoca
será nuestro anhelado paraíso.

AMOR IMPREVISTO

Boiar não quero mais nesta incerteza,
pois tudo neste mundo está marcado
pelo fado afinal, e com certeza
não poderá durar o bem sonhado.

Pensar não quero mais em fantasias,
num sonho florescido e bem amado,
se as minhas tão escassas alegrias
são chuvas que lá vão pelo beirado.

Gozar quero do amor quando ele chega,
amando nesse instante e com fé cega,
apenas ele pouse, de improviso.

Gozando dessa mão que assim me toca,
o amor que ela oferece e nada evoca
será meu bem amado paraíso.

ASTRO PERDIDO

Refleja el resplendor de un astro amado,
La luna, que al brillar todo conmueve,
Parece recobrar la brisa leve,
La brisa de un amor recién llegado.

Parece recobrar aquel legado
De un sol cuyo calor fundió la nieve,
Con rayos de ilusión e instante breve,
Que torna con fulgor resucitado.

Bien sé que tal fulgor hiere al olvido.
Reviven muertos gozos que sentía
Los rayos de aquel astro tan perdido.

Gocemos, sólo sea por en momento,
Bajo esa luz que otrora poseía
Aquel tan bien amado firmamento.

ASTRO PERDIDO

Espelha o esplendor de um astro amado,
A lua, que a sua pura luz manteve;
Parece relembrar a brisa leve,
A brisa de um amor recém-chegado.

Parece recobrar esse legado
De um sol cujo calor fundiu a neve,
Com raios de ilusão e instante breve,
Que torna com fulgor ressuscitado.

Bem sei que esse clarão é benquerido. 
Florescem idos gozos que eu sentia
Nos raios desse sol nunca esquecido.

Gozemos, seja apenas um momento,
Sob essa luz que outrora possuía
Aquele bem amado firmamento!

ALMA HERIDA

Qué fortuna tan lejana,
que la memoria imagina
prodigiosa.
Qué esplendor de la mañana,
de aquella ilusión divina,
misteriosa.

Cuánto andar, cuánta fatiga,
cuánta pena y sufrimiento
que tortura.
Este evocar que fustiga,
la inclemencia de este viento,
tan segura.

Y esta vida que no es vida
mas que yo viviera otrora
como un sueño,
el alma dejome herida,
de tanto como la añora
con empeño.

COMO A ROSA

Que fortuna tão distante,
que o pensamento imagina
luminosa.
Que esplendor tão rutilante,
daquela ilusão divina,
misteriosa.

Quanto andar, quanta fadiga,
quanta pena e sofrimento
que tortura.
Este evocar que fustiga,
a inclemência deste vento,
tão segura.

E esta vida que já é nada,
mas que noutro tempo fora
tão ditosa;
sem fragrância e desfolhada,
sente saudades e chora
como a rosa.

TORMENTOS

Dios, sácame del alma estos tormentos,
Tortura de estar viendo cuán lejanos
Quedaron tan perdidos los momentos,
Aquellos que brotaron de tus manos;

Aquellos que entre asombro recibía,
Los mismos que de sueño se forjaban,
Que fueron tan de gozo, de alegría,
Aquellos que otros mundos me mostraban.

La flor se marchitó mas su ceniza,
Que impregna el aire azul de irrealidad,
Entre pliegues del alma se desliza.

Besando van los bosques primordiales
Y hechizan con total impunidad
Fragancias que se juzgan inmortales.

TORMENTOS

Meu Deus, tira-me d’alma estes tormentos,
Tortura de estar vendo quão distantes
Ficaram tão perdidos os momentos,
Aqueles de esplendores rutilantes!

Aqueles que assombrado eu recebia,
Os mesmos que de sonhos se geravam,
Que foram tão de gozo, de alegria,
Aqueles que outros mundos me mostravam!

Aquela flor murchou mas sua fragrância
Perfuma o céu azul de irrealidade,
perdendo o seu poder tempo e distância.

Beijando vão florestas primordiais
E encantam com total impunidade
Aromas que se julgam imortais.

PUEDE EL AMOR FENECER

Puede el amor fenecer
en una noche sin luna,
sin que haya razón alguna,
sin que vuelva a renacer;
puede entonces suceder
que la luz de la pasión,
que la flor de la ilusión,
yazcan muertas y enterradas,
y por el alma añoradas
con profunda desazón.

NOSSO AMOR PODE MORRER

Nosso amor pode morrer
Numa noite sem luar,
Antes de que o sol chegar
Para logo renascer;
Pode então acontecer
Que esta tão grande paixão,
Que este amar com efusão,
Fiquem só no meu passado,
O coração torturado
E os olhos chorando em vão.

CENIZA QUE HUYE

Soy apenas un hombre que la vida transita,
Como lo hacen los días, como lo hacen las horas;
Soy ceniza que huye, soy humo que levita,
Soy el eco distante de dorados otroras.

Soy un ente vencido que ha perdido su anhelo,
Que en sus versos escribe cómo fue que voló
Su verdad más sentida, su esperanza y su cielo,
Esa música amada que ya nunca se oyó.

Soy un ente que sufre y la vida cuestiono,
Que cansado y sin fuerza va marchando a su fin
En la nula esperanza y el total abandono.

Nada pues más espero ni deseo luchar,
Soy la cuerda quebrada de un quebrado violín
Pues mi sueño más bello no podré realizar.

CINZA QUE FOGE

Sou apenas um homem que pela vida passa,
Como passam os dias, como passam as horas;
Sou a cinza que foge, sou dispersa fumaça,
Sou um eco distante de dourados outroras.

Sou um ente vencido que perdeu a ilusão,
Que nos versos relata tudo quanto sumiu:
A esperança sentida pelo seu coração,
A canção mais amada que já nunca se ouviu.

Sou um ente que mora na fronteira do sonho,
Que cansado e sem força a cabeça reclino
Que sem forças nem brio minhas armas deponho.

Nada mais eu espero nem desejo lutar,
Sou as cordas quebradas de um quebrado violino
E o meu sonho querido naufragou pelo mar.

QUE VA A SER DE MÍ

Qué será de los sueños cuando llegue la muerte,
cuando pisar no pueda las calles verdecidas,
en un lejano día, por la lluvia que vierte
la ilusión de vivir y las horas queridas.

Cuando antes que el cuerpo ha muerto la esperanza
y el mirar de la dicha ya dejó de mirar,
¿de qué sirve la llama de la fiel remembranza?,
¿de qué sirven los sueños o a los astros hablar?

Y qué ha de ser de mí en esta senda oscura,
sumido en la tiniebla, el alma seca y fría.
La corriente del río, la que ansiosa procura
besar la dulce orilla con placer y alegría,

al besar se renueva y su dicha florece.
¡Oh tú!, fluyente río, dueño del encanto,
enséñame a fluir porque mi alma fenece
sin poder revivir y naufraga en el llanto.

O QUE VAI SER DE MIM

Que será dos meus sonhos quando a morte apareça,
Quando pisar não possa as ruas verdecidas
Naquele antigo dia, quando achava-se acessa
A ilusão de viver nas auroras queridas.

Quando antes do que o corpo já morreu a esperança
E o olhar da alegria já não vai mais olhar,
De que vale o fulgor da feliz relembrança?
De que valem os sonhos ou aos astros falar?

E o que vai ser de mim nesta vereda escura,
Submergido na treva, minh'alma seca e fria.
Correnteza do rio, a que ansiosa procura
Beijar a doce beira com prazer e alegria,

Pois beijando renasces, e a tua dita floresce.
Ó tu! fluente rio; tu, senhor do encanto,
ensina-me a fluir porque minh'alma fenece
sem poder reviver e naufraga no pranto.

FADO HECHIZO

Si sientes amor por mí,
si tú a mí me gustas tanto,
¿por qué seguimos así,
presos a este mudo encanto?

Si te amo y nada digo
y tú me callas tu amor,
¿por qué quiero estar contigo?,
¿por qué calmas mi dolor?

Tal vez por mi timidez
o porque me viste triste,
me abrazaste aquella vez
y aquel beso tú me diste.

Este amor no confesado
es la más bella canción,
son versos de un lindo fado
que hechizan mi corazón.

FADO FEITIÇO

Se sentes amor por mim,
Se de ti eu gosto tanto,
Porque ficamos assim,
Presos neste mudo encanto?

Se te amo e nada digo,
Se calas o teu amor,
Porque quero estar contigo?
Porque calmas minha dor?

Talvez será por piedade
Ou por não ficar sozinhos
Que o meu abraço te agrade,
Que me dês os teus carinhos!

Este amor não confessado
É a mais bela canção:
São versos lindos dum fado
Que enfeitiça o coração!

NAUFRAGIO

Tanto pesar el hado me depara
Que hace brotar el llanto de mis ojos
Al aflorar la más bella alborada
sobre el más turbulento mar de abrojos.

De ámbar y azul reluce la memoria
Por los umbrales de este anochecer
En que se oculta toda aquella historia
Que una alborada, otrora, vi nacer.

Albor de armiño en mis dulces días,
Mientras la nieve de algodón ornaba
La tierra del jardín del viejo hogar.

Sueños sin fin en claras melodías
De aquellos universos que habitaba
Antes de aquel terrible naufragar.

NAUFRÁGIO

Tanto pesar o fado me depara
Que faz brotar o pranto dos meus olhos
Ao aflorar a mais linda alvorada
Neste penar e neste mar de abrolhos.

De âmbar e azul reluz toda a memória
Pelos umbrais do meu anoitecer,
Onde se oculta toda aquela história
Que uma alvorada, outrora, eu vi nascer.

Alvor de arminho nos meus doces dias,
Enquanto a neve de algodão ornava
O chão do meu jardim no amado lar.

Sonhos sem fim nas claras melodias
Daqueles universos que habitava
Antes do meu terrível naufragar.

VIENTO, CANCIÓN Y MUDANZA

¿Cuál es mi mayor sustento?
El viento.
¿Y mi gran aspiración?
Canción.
¿Cuál es mi gran esperanza?
Mudanza.
Así es como mi ser danza,
Por entre campos de bruma,
En un sueño que perfuma
Viento, canción y mudanza.

VENTO, CANÇAO E MUDANÇA

Qual é o meu maior sustento?
O vento.
Minha grande inspiração?
Canção.
E a minha grande esperança?
Mudança.
É assim como meu ser dança
Por entre campos de bruma,
Neste sonho que perfuma
Vento, canção e mudança.

TIMIDEZ

Nada declaro ni digo
por esta mi timidez.
Traigo en el pecho, conmigo,
todo el amor que no ves.

Por ti quedé tan flechado:
saetas de tu mirar
que me tienen trastornado
cuando te veo llegar.

Tú pasas indiferente.
Nunca te dije: ¡Te quiero!
Queda en el aire, presente,
tu fragancia de romero.

Todo es hechizo y perfume
en este amor tan sentido,
y un incendio que consume
mi corazón malherido.

TIMIDEZ

Nenhuma coisa te digo
Por causa da timidez.
Trago no peito, comigo,
O imenso amor que não vês.

Eu fiquei por ti flechado,
Foi apenas de te olhar!
Ando todo transtornado
Quando te vejo passar!

Tu passas indiferente
E nem olhas para mim;
Fica na aragem, presente,
Teu aroma de alecrim.

Tudo é feitiço e perfume
Neste meu amor sentido,
Que incendiou com vivo lume
Meu coração malferido!

ESTRELLAS CAUTIVAS

Hay noches y mañanas que perduran
Dentro del corazón, como lo hicieron
Los vientos de las olas que se irguieron,
Las fuentes que susurran y murmuran.

Pesares implacables, que aunque duran,
Estancias del amor ellos abrieron
A la luz de los astros que murieron
Y ahora resplandecen y fulguran.

Estrellas que apagaron los pesares
Retoman su extinguido resplandor
Y brillan por las sierras y los mares.

¡Estrellas que a despecho del dolor
Reviven por parajes inmortales
Cautivas del embrujo del amor!

ESTRELAS CATIVAS

Há noites e há manhãs que inda perduram
Dentro do coração como o fizeram
Os ventos pelo mar que ondas ergueram,
As fontes que sussurram e murmuram.

Saudades infinitas configuram
Momentos que escravizam mas liberam
Mostrando aqueles astros que morreram
E agora resplandecem e fulguram

Estrelas que apagaram os pesares
Retomam o extinguido resplendor
E brilham pelas serras, pelos mares.

Estalas que a despeito desta dor
Renascem luminosas pelos ares
Cativas do feitiço deste amor.

EXTRAÑA MELODÍA

El paso leve de este suave viento
desvela los secretos de otro mundo.
Del sueño y la ilusión el cetro ostento:
imagen de otro Yo, vivo y profundo.
Quien vive un gran dolor y sufrimiento,
cilicio tan seguro y tan rotundo,
conecte aquella extraña melodía
que augura el renacer y un nuevo día.

RARA MELODIA

O passo leve deste calmo vento
Abre a porta secreta doutro mundo.
Do encanto e da ilusão o cetro ostento:
Miragem de outro Eu, vivo e profundo.
Quem tem imensa dor e sofrimento,
Esse poder tão certo e tão fundo,
Conhece a voz da rara melodia
Que embala o renascer e um novo dia.

TRISTEZA SIN FIN

Lleva el río profundo
La palabra tan leve,
La de los tiempos idos
Y el instante tan breve.

¡Cuánto sueño que brota
De pasados momentos!
¡Cuánta ausencia que crea
Los más duros tormentos!

La ilusión va forjando
Lo que no ha de volver,
La fragancia de otrora,
El verdor del ayer,

Lo que nunca regresa,
Lo que fue y no será,
Lo que estando ya muerto
Nunca más morirá.

TRISTEZA SEM FIM

Leva o rio profundo
A palavra tão leve,
A dos tempos fugidos,
A do instante tão breve.

Quanto sonho que brota
De passados momentos!
Quanta ausência que cria
Os mais duros tormentos!

A ilusão vai forjando
O que não vai voltar,
A fragrância de outrora
Que fugiu pelo ar,

O que nunca regressa,
O que já não será,
O que estando já morto
Nunca mais morrerá.

DESTIERRO

Hay espacios en mi alma
Que una vez fueron poblados,
Lugares llenos de encanto
Y ahora deshabitados.

Por los montes y los valles,
Por distantes océanos,
Procuro aquellos lugares,
Interpretar sus arcanos,

Deshacer esta condena,
Esta dura maldición,
Este mísero destierro
Que rasga mi corazón.

DEGREDO

Há lugares da minh'alma
Que una vez foram povoados,
Lugares cheios de encano
E agora desabitados.

Pelos montes, pelos vales,
Por distantes oceanos,
Essas paragens procuro,
Interpretar seus arcanos,

Desfazer esta condena,
Esta dura maldição,
Este mísero degredo
Que rasga o meu coração!

RELOJ

Este reloj de la vida
las horas sigue marcando,
unas forjaron la luz,
otras se van olvidando.

Horas que gozo derraman,
horas que son imborrables:
las que su falta lacera
con cilicios implacables.

Este mísero tormento,
esta ausencia de esperanza,
son el ansia de alcanzar
lo que ya nunca se alcanza.

RELÓGIO

Este relógio da vida
as horas segue marcando,
umas criaram a luz
outras não vou relembrando.

Horas que prazer derramam,
encantadoras e amáveis,
as que sua ausência tortura
com suplícios implacáveis.

Este mísero tormento,
esta falta de esperança,
este anseio de alcançar
o que nunca mais se alcança!...

PARECE QUE VISLUMBRO EL INFINITO

Yo soy el que te ama con locura
Pues eres mi arrebato, mi pasión
Y la que cautivó mi corazón
Haciéndome perder juicio y cordura.

Yo soy quien por desgracia o por ventura
Navega entre arrecifes de ilusión
Y entona conmovido la canción
Que al invocar tu nombre me tortura.

En este inmenso erial en donde moro
La sed de tu presencia es ya mi vida,
Mi mundo se reduce a cuanto añoro.

Por esta senda gris donde transito
Por la que me consumo y me demoro
Parece que vislumbro el infinito.

PARECE QUE VISLUMBRO O INFINITO

Eu sou quem de ti gosta loucamente,
Tu és quem conquistou meu coração,
A luz que inaugurou minha paixão,
Feitiço de um amor vivo e ardente.

Eu sou quem por desgraça ou por ventura
Navega entre arrecifes de ilusão
E canta comovido essa canção
Que ao evocar teu nome me tortura.

Nesta dura charneca onde me vejo
A sede do teu ser é a minha vida,
Meu mundo se reduz a quanto almejo.

Por esta escura senda onde transito,
Pela que transitar eu não desejo
Parece que vislumbro o Infinito.

FANTASMAS

¿Qué fue de mí, de mi hogar y de mi vida,
Qué encantado confín alberga ahora
El verso del alba, la canción perdida,
La brisa que cautiva y que enamora?

¿Qué fue de aquella limpia primavera,
De aquella luz de luna embriagadora,
Del claro amanecer que tal vez viera
Por calles de ilusión que el Sol colora?

Ahora solo queda la fragancia
De aquel sublime canto florecido:
Aquel que por perdido no se alcanza,
Aquel más anhelado y más querido.

Late mi corazón al revivir
El rostro de un Amor idolatrado,
La luz de mi esperanza y mi sentir:
Fantasmas de este buque naufragado.

FANTASMAS

Que foi de mim, do meu lar, da minha vida?
Que encantado confim contém agora
O verso anelado e a canção perdida,
A brisa que cativa e que enamora?

Que foi dos entusiasmos que eu senti,
Daquela mocidade embriagadora,
Do claro amanhecer que outrora vi
Por ruas de ilusão que o sol colora?

Agora fica apenas a lembrança
Daquele excelso canto florescido,
Aquele que já nunca mais se alcança
Aquele tão amado, tão querido.

Bate o meu coração ao reviver
O rosto de um Amor idolatrado,
Ao lado desse Amor reverdecer...
Fantasmas do meu sonho naufragado.

SOY

Soy apenas un hombre que la vida transita,
como lo hacen los días, como lo hacen las horas;
soy ceniza que huye, soy humo que levita,
soy el eco distante de dorados otroras.

Soy un ente vencido que ha perdido su anhelo,
que en sus versos escribe cómo fue que voló
su verdad más sentida, su esperanza, su cielo,
y esa música amada que ya nunca se oyó.

Soy un ente que sufre y la vida cuestiono,
que cansado y sin fuerza va marchando a su fin
en la nula esperanza y el total abandono.

Nada, pues, más espero ni deseo luchar;
soy la cuerda quebrada de un quebrado violín,
soy el sueño perdido que naufraga en mar.

SOU

Sou apenas um homem que pela vida passa,
Como passam os dias, como passam as horas.
Como a cinza que foge e a dispersa fumaça,
Sou um eco distante de dourados outroras.

Sou um ente vencido que perdeu a ilusão,
Que nos versos escreve como foi que sumiu
A esperança sentida pelo seu coração,
O seu canto querido que já nunca se ouviu.

Sou um ser que navega pelos mares do sonho,
Que perdeu o seu lar, seu semblante risonho,
E que vive a lembrar os momentos de outrora;

Quem anseia sem pausa a sua rosa perdida,
Seu jardim encantado, sua fragrância querida,
E o fulgor da esperança na sua última aurora.

jueves, 30 de abril de 2020

AMOR ETERNO Y SEGURO


AMOR ETERNO  Y SEGURO
© Juan Martín Ruiz


ILUSIÓN PROFUNDA

Son la ilusión profunda que no muere
y el sueño palpitante que navega
los que hacen que la dicha resucite
al ritmo de un amor que es mar abierto.

Bogando por las ondas de tu pelo,
bañado de misterios por la luna,
la noche de tus ojos me fascina
y a mundos primordiales me regresa.

La luz inmemorial de tu mirada
desvela la pasión que por ti siento
y el ansia de tenerte entre mis brazos.

La brasa de amapolas y claveles
me quema con los besos de tu boca
y enciende el fuego vivo de este amor.

TORMENTOS

Dios, sácame del alma estos tormentos,
tortura de estar viendo cuán lejanos
quedaron tan perdidos los momentos:
aquellos que brotaron de tus manos,

aquellos que entre asombro recibía,
los mismos que de sueño se forjaban,
que fueron tan de gozo, de alegría;
aquellos que otros mundos me mostraban.

La flor se marchitó mas su ceniza,
que impregna el aire azul de irrealidad,
entre pliegues del alma se desliza.

Besando van los bosques primordiales,
y hechizan, con total impunidad,
fragancias que se juzgan inmortales.

AUSENCIA

Esta es toda mi vida, que es apenas ausencia,
añoranza infinita que no va a terminar,
evocar noche y día tu querida presencia,
que es mi mundo perdido entre el cielo y el mar.

Entre el cielo y el mar, en lugar escondido,
donde moran los sueños y hay un bello jardín,
el que a veces vislumbro, de entre nieblas surgido,
con sus bellas barandas, las que adorna el jazmín.

Ya ni sé dónde estoy, si estoy muerto o si vivo,
ya no sé ni quién soy, o si el suelo que piso
es del mundo real, donde moro cautivo,
o es mi bello jardín, mi gentil paraíso.

¡Entre sueños, perdido, vivo yo condenado
a evocar tu perfil, tu perfil bien amado!

REYES MAGOS

Los reyes ya no vienen, como antes,
cuando esperaba ansioso su llegada,
ungidos de esplendor, de madrugada,
a lomos de camellos o elefantes.

Cargados de regalos rutilantes,
para que cuando raye la alborada
provoquen la ilusión, entusiasmada,
que brota de tan mágicos instantes.

Y para agradecerles sus presentes,
dejaba yo en la mesa del salón,
para sus majestades y sirvientes,

torrijas, mantecado y buen turrón,
selectos y embocados aguardientes,
así como un magnífico roscón.

MUNDO INVENTADO

Mi alegre corazón pasa triunfante
por ese mundo grato y tan amado,
que para mi solaz he generado
de una visión soñada y deslumbrante.

Lugar es de esplendor tan rutilante;
reside el gozo allí más anhelado,
palpita el corazón de haberlo hallado,
si bien estoy de tal lugar distante.

Mas soy yo muy feliz imaginando
que tengo allá mi hogar, allá mi vida.
Los tiernos pajarillos van cantando

al alba su tonada más sentida:
me van así sus trinos despertando
del sueño de esa dicha tan querida.

SUEÑO

Mi sueño no se sacia de soñarte.
Aquel mirar sagrado y siempre fiel
alumbra mi tormento más cruel,
tormento que me impide el olvidarte.

Te busco, te procuro en cualquier parte,
y evoco aquel aroma de tu piel,
aunque mi empeño amargue cual la hiel
de andar tras de tu amor y no encontrarte;

y ver tras el cristal de la agonía
que el viento de la muerte arrastra y lleva
aquel amor radiante que sentía:

el sueño que me hizo estremecer,
el vivo resplandor de mi alegría
que ya nunca jamás ha de volver.

AMOR DE IMPROVISO

De qué sirve esperar al amor puro,
si todo en este mundo está marcado
por la suerte fatal y a buen seguro
no existe el paraíso tan soñado.

De que sirve soñar con fantasías,
con campos verdecidos y lejanos,
si al cabo las contadas alegrías
escurren como el agua entre las manos.

Gocemos pues de Amor cual este llega,
gocemos de ese instante con fe ciega,
tan pronto como pose, de improviso.

Gocemos de esa mano que nos toca;
su amor que nos ofrece y todo evoca
será nuestro anhelado paraíso.

ILUSIÓN

Buscar ese mirar que me fascina,
que es don de la verdad y es puro cielo,
ese mirar azul que tanto anhelo,
esa ilusión vivaz que tanto anima.

Sentir que es ilusión tan peregrina,
que es ansia, que es pesar y que es desvelo,
que es triste y afligido desconsuelo,
que apenas es amor que se imagina.

Tu nombre de muchacha tan amada
resuena como un eco que intuía
ser canto de pasión idolatrada.

Tu ser que es de ilusión y fantasía,
de boca carmesí en sueño besada,
trasciende al ancho mar y a la poesía.

TRISTEZA

De noche e iluminado yo veía
aquel salón amado en mi soñar,
aquel en el que a gusto me sentía,
aquel rincón querido de mi hogar.

Soñé con ese hogar que tuve otrora,
compuesto de paredes y de puertas,
ventanas al ocaso y a la aurora,
refugio de mis horas más inciertas.

Fue así que abandonando lo que hacía,
corriendo al viejo hogar raudo subí,
mas antes de llegar ya presentía

que a nadie encontraría más allí.
La sala familiar está vacía,
la sala de ese hogar que yo perdí.

ABSORTO ANTE EL AMOR

Absorto ante el amor,
permanezco admirado
del tono tan brillante de esa flor,
del signo misterioso de su hado:

es luz que purifica,
canción que hace vibrar al sentimiento,
incienso que perfuma y se disipa
por todo el estrellado firmamento.

Amar es ver la luz viendo a la amada,
encanto en el sentir,
pisar por una tierra inmaculada.

Amar es, pues, fluir
al son inmemorial de una balada
que de este mundo vil nos hace huir.

SUEÑO DE ENCONTRARTE

Nada hay que nos impida ver muy claro
lo que este mundo ingrato nos ofrece,
en donde la ilusión al fin fenece,
así como el anhelo más preciado.

Mas muerto vive aquel que ensimismado
ignora todo aquello que florece,
pues nada ya en su mundo reverdece
y causa así dolor lo recordado.

Si al cabo cuanto vive ha de morir,
que parta para aquel lugar ignoto
llevando viva el alma y el sentir,

la flor de la pasión y la ventura;
el sueño de encontrarte y conseguir
aquello que no encuentra sepultura.

CENIZA QUE HUYE

Soy apenas un hombre que la vida transita,
como lo hacen los días, como lo hacen las horas;
soy ceniza que huye, soy humo que levita,
soy el eco distante de dorados otroras.

Soy un ente vencido que ha perdido su anhelo,
que en sus versos escribe cómo fue que voló
su verdad más sentida, su esperanza, su cielo,
y esa música amada que ya nunca se oyó.

Soy un ente que sufre y la vida cuestiono,
que cansado y sin fuerza va marchando a su fin,
en la nula esperanza y el total abandono.

Nada, pues, más espero, ni deseo luchar;
soy la cuerda quebrada de un quebrado violín,
soy el sueño perdido que naufraga en mar.

ESPERANDO

Murió hace tiempo ya cualquier anhelo
y el ansia inconsistente de triunfar;
apenas si me resta ya esperar,
sumido en un amargo desconsuelo.

Mi vida es padecer tanto desvelo,
angustias y tormentos sin cesar,
pues la siniestra esfinge del pesar
se muestra libre ya de todo velo.

Así que lo que resta de jornada,
quisiera, sin pensar, seguir andando,
ajeno a la fortuna tan ansiada;

ajeno a sueños vanos y a quimeras,
sin cuitas ni cuidados y esperando
poder al fin cruzar a otras riberas.

PORQUE MUERO

Hablando estoy de ti a las estrellas
y a toda la extensión del ancho mar,
a todo el esplendor de las esferas
que ostentan mi sentir y mi soñar.

Les hablo así de ti puesto que fuiste
el éter de misterios florecidos,
el puro amor por ti que tú ya viste,
el bosque de mis sueños más queridos.

Les hablo así de ti puesto que muero
sin comprender por qué tanto esplendor,
herido por un golpe tan certero,

marchita sin remedio cual la flor:
aquella que dio aroma a un mundo entero
regido por el ansia de tu amor.

PAPÁ

Papá,
hoy estoy comiendo solo
en un restaurante.
Frente a mí hay una silla vacía.
Imagino que estás sentado en ella,
frente a mí.

¡Hace tanto, tanto tiempo que partiste!
Pero en este momento te imagino aquí.
Estamos juntos, como cuando vivíamos
en el antiguo hogar.

Tenías tus defectos, yo también.
¡Nadie es perfecto!

Pero eras mi papá y todo me lo diste.
Mi alma se enternece al recordarte
y las lágrimas me brotan.

Sueño que estamos juntos,
uno frente al otro,
comiendo,
charlando,
bebiendo de este vino…
Como si el tiempo hubiera alterado
su imperturbable rumbo.

AMOR ADOLESCENTE

Por un frondoso pinar enlazamos nuestras manos,
y luego de andar un rato así enlazados
nos abrazamos fuertemente
y juntamos nuestras bocas por primera vez.

No hay palabras para describir
estos momento en que te tengo tan cerca.
Siento tu cuerpo contra el mío,
te estrecho todo lo que puedo
y noto cómo tus brazos y tus manos
también quieren retener, contra tu cuerpo,
todo mi ser.

Acaricio tu ondulado y nocturno cabello,
beso extasiado tus labios, tus mejillas,
tu frente, tus ojos…
Aspiro tu fragancia, y el Tiempo,
que avanza por los espacios infinitos,
se detiene para sacralizar el momento,
y para que sienta los latidos de tu corazón
y tú sientas los del mío:

corazones que mece el viento de la juventud
en el sagrado amanecer del Amor y de la Vida.

Los astros pueden seguir su rumbo.
La ilusión, los anhelos y hasta la propia existencia
pueden precipitarse en las tinieblas de la ausencia,
pero hay momentos inmortales
que vagan sin cuerpo por toda la Eternidad

EL TAXISTA Y EL ASCENSOR

Una noche un taxi nos llevó a casa.
Entonces tenía una familia y era un niño.
El taxista dijo
que vivíamos en un barrio muy bonito,
pero que era una pena que sus calles
tuvieran tantos baches.
Lo dijo dos o tres veces,
hasta que, por fin, llegamos a casa.
Nuestra casa tenía ascensor
y vivíamos en el último piso.
Yo tenía una familia y un hogar.
Era feliz, muy feliz, sin percatarme de ello.
Pensaba, en aquel entonces,
que la vida era larga, larga, larguísima,
y que el tiempo pasaba lento, lento, lentísimo.
Todo lo contrario de lo que acontece ahora...
Pero volvamos a los tiempos felices,
cuando tomábamos el ascensor
que nos subía a todos a casa.
Ese ascensor tenía un aroma espacial,
un olor entrañable que indicaba
que habíamos llegado al hogar:
a mi mundo más intimo y más mío.

TIMIDEZ

Timidez
en los aires de otrora,
en los ojos que miraron
y que miran,
y en el sueño inacabado
que palpita.

Las estrellas de mil noches
guardan el secreto
de aquellos momentos
que el viento lleva,
que navegan,
revividos.

OTOÑO

Cerré la puerta cierto día,
salí de casa y fui al parque.
Mojada estaba la tierra,
graciosa en su perfume.
Era otoño, de encantadora fragancia
y mágica melodía.
Entonces las hojas caídas no presagiaban
el ocaso de la juventud.

JARDÍN DE LA ALEGRÍA

Cantábamos en filas paralelas,
unos frente a otros,

Al jardín de la alegría
quiere mi madre que vaya,

los niños y las niñas
en el patio vecinal.

a ver si me sale un novio,
lo más bonito de España...

Una niña me había cogido de la mano
e íbamos ambos enlazados, danzando
alegremente compás de la canción.

Vamos los dos, los dos, los dos,
vamos los dos en compañía...

Luego me tocaba a mí elegir a la que más me gustase,
para hacerla mi compañera durante un rato.

Vamos los dos, los dos, los dos,
al jardín de la alegría…

CAFÉ

Cuando era niño tenía una amiguita.
Una vecina nuestra, a veces,
nos invitaba por las tardes,
a su casa, a tomar café.
Solía dejarnos solos en la cocina,
nos dejaba el café recién hecho,
en una cafetera.
Entonces imaginábamos que aquel era nuestro hogar,
en el que vivíamos juntos,
unidos por un amoroso lazo.

JARDÍN

Pensamientos…,
y la mirada perdida
entre el verdor poblado de fragancias
y el arrullo de la fuente.

Todo pasó,
hasta el dolor,
como el agua que corre.

Entre musgos y yedras
quedan quietos mis ojos:
parados,
parados como esa voz que brotaba en la garganta;
estáticos como los árboles,
que crecen y florecen
y sueñan con el mar
sin conocerlo.

ANTE EL RETRATO DE MI MADRE

No hay estrellas en todos los firmamentos
como los dientes de tu boca:
blancos, tras la sonrisa de tus labios.

No hay brillo tan profundo
como el mirar de tus benditos ojos.

No hay ondas tan altivas
como las de tus sagrados cabellos.

¡Y esas blancas manos,
hechas para mi sustento y alegría,
que aguardan por toda la eternidad!

SANTO EN EL BURDEL

¡Hola a todos!
Soy una talla en madera de San Juan Bautista.

Fue la madama del burdel donde habito
quien me compró en la tienda de antigüedades.
Llegué a mi nuevo hogar ataviado de parca vestimenta.
Apenas unas pieles mal curtidas cubrían mis vergüenzas
mientras bautizaba en el Jordán.

Una de las chicas me hizo una túnica de seda
bordada con hilos de oro.
Presidiendo mi oratorio parezco el gobernador de Galilea.
En mi honor las flores se renuevan diariamente
y se encienden velas perfumadas.

Ora postradas, ora en franca camaradería,
estas gratas señoritas me tienen por amigo y confidente.

¡Mas ay, Señor!,
ando perdido entre muslos de bronce,
pechos de nieve y esféricas caderas...
¡Qué lástima ser sólo de madera!

CARTA AL CAPITÁN TRUENO

Vuelve, Capitán Trueno;
hazlo para que todo vuelva e ser
como cuando de niño compraba en el kiosco,
una vez por semana, tus historietas.

¡Aquellos sí que era buenos tiempos!

Si no puedes volver,
al menos escríbeme una carta y dime cómo te va.

A veces siento curiosidad por saber qué fue de tu vida:
si aprobaste una oposición y te convertiste en funcionario,
o si ya te jubilaste y juegas a la petanca,
en el parque, con otros viejos,
y la pensión, con tanto recorte, no te llega a fin de mes.

O tal vez te metiste a político o a burócrata o a banquero,
y tu justiciera espada se tornó charlatanería aburrida y falsa.

Pero como la esperanza es lo último que se pierde,
en el fondo tengo la certeza de que nada de eso ocurrió

Supongo que no vuelves
porque fuiste víctima de algún hechizo,
y te encuentras prisionero en un lugar
donde no hay tiempo ni espacio;

y supongo también que recuerdas con nostalgia
tus aventuras pasadas,
y deseas volver a ver a tus fieles compañeros;
y cómo no, a tu novia Sigrid,
a la que nunca vimos con minifalda,
pero tan bella, tan rubia y tan valiente.

También supongo que en ese lugar
muchas mañanas has llorado al despertar
y ver que todo aquello pasó,
y que tu vida se consume:
sin poder socorrer al oprimido,
sin poder tomar partido por la causa justa,
sin que lo tiranos prueben tu acero,
sin poder liberar al cautivo
porque tú mismo eres cautivo.

¡Vuelve Capitán Trueno!

Rompe las cadenas de tu prisión y tu exilio,
regresa a nuestro mundo perdido,
lleno de peligros pero lleno de vida.

Vuelve porque la nostalgia duele
y no es bueno recordar cuando nada se tiene.

ROSA MISTERIOSA

Ver brillar nuevas estrellas
por el vasto firmamento,
tan amado.
Contemplar rosas tan bellas,
que acunan al pensamiento,
embrujado.

La canción de la esperanza
brota de mi corazón,
tan herido;
con acordes de añoranza
que me iluminan la razón
y el sentido.

Pasan veloces los días,
cual las hojas voladoras
al morir.
Llegan penas y alegrías,
brillan ponientes y auroras
al sentir.

Oigo la canción que evoca
lo que fue otrora mi vida,
tan dichosa:
la que a los sueños convoca,
la de la pasión perdida,
luminosa.

Por el campo verdecido,
donde la rosa de otrora
florecía,
resucitan del olvido
esplendores de otra aurora
que era mía.

De aquel dorado esplendor,
su más hermosa canción
se afianza,
y el aroma de esa flor
alumbra en mi corazón
la esperanza.

VIENEN DEL NORTE Y DEL SUR

Vienen del norte y del sur
las aves surcando el cielo,
atravesando montañas,
altas crestas, calmos ríos,
planicies, desfiladeros,
las olas del mar inmenso.

Vienen del norte y del sur
y son hermanas del viento,
del viento que las sustenta
en su mágico elemento.

Vienen del norte y del sur,
los recuerdos, los suspiros
de aquellos vientos perdidos.

PARA QUE YO ME LLAME

Para que yo me llame
por el nombre que es mío,
habré de navegar
por un desierto frío.

Mi nombre se esfumó
en el funesto día
en que partió mi ser
con toda su alegría.

Mi nombre está flotando
en un lugar perdido,
en horas que existieron
y nunca han revivido.

Mi nombre resucita
en mundos tan ignotos
que solo se vislumbran
en muy antiguas fotos.

De tierras del olvido
son de las que me alejo
si brota el espejismo
del fondo del espejo.

NOCHES...

Noches de verano,
noches de otro tiempo:
viven en el alma
y en el pensamiento.

Noches de alegría,
de gran esplendor,
donde despertaban
los sueños de amor.

Noches que no vuelven,
noches bien amadas,
guardan en su seno
bellas madrugadas;

tiempos ya pasados
que esta noche oscura
reviven el sueño
que tanto perdura.

¿Cuándo volverán
las noches aquellas,
en que se fraguaban
todas las estrellas?

POR LA CALLE AL SOL

Negros son sus ojos,
pelo negro tiene.
¡Por la calle al sol
mi Amor es quien viene!

Pasa engalanada
de la gran virtud
que es la juventud
que ostenta mi amada.
Siempre idolatrada
mi amor la mantiene.
¡Por la calle al sol
mi Amor es quien viene!

Al verla pasar
mi alma se embriaga,
y de amor la daga
vuelve a penetrar
con furia sin par,
y herido me tiene.
¡Por la calle al sol
mi Amor es quien viene!

MEMORIA

Una suave melodía
alumbra con su relato
la noche de la añoranza
y este tan viejo retrato.

Una canción es capaz
de navegar por el tiempo,
como navega una lágrima
por la faz del sentimiento.

Un huracán de emociones
gira en pos de lo perdido,
como un ritmo trepidante
encadenado a su sino.

Por el éter del recuerdo
y aunque yo no lo quisiera,
transita el eco inmortal
del esplendor de tu estrella.

EL TIEMPO SE ME AGOTA

Cuánto tiempo hace que espero
mi retorno y salvación
en los versos que recito,
a despecho del certero
tormento que al corazón
da mi destino maldito.

Cuántas noches he añorado
la canción de la alegría.
Cuántas lágrimas afloran
por la luz que ya ha menguado:
la que otrora fuera mía
y los sueños rememoran.

Cuando mis versos escribo
voy desvelando momentos
de canciones del pasado,
y lo que apenas consigo,
lagrimas son, y lamentos,
por perder lo más amado.

El tiempo pasa impasible
y me acabo y me consumo,
mientras el llanto es quien brota:
pues añoro lo imposible,
pues mi anhelo es solo humo
porque el tiempo se me agota.

CAPRICHO DEL HADO

¿Quién genera mi lamento?
Tormento.
¿Quién me impide ver el cielo?
Anhelo.
¿Quién me abrasa el corazón?
Pasión.
Ando pues sin solución,
pues el capricho del hado
a los tres me tiene atado:
Tormento, Anhelo y Pasión.

TRISTEZA SIN FIN

Lleva el río profundo
la palabra tan leve,
la de los tiempos idos
y el instante tan breve.

¡Cuánto sueño que brota
de pasados momentos!
¡Cuánta ausencia que crea
los más duros tormentos!

La ilusión va forjando
lo que no ha de volver,
la fragancia de otrora,
el verdor del ayer;

lo que nunca regresa,
lo que fue y no será,
lo que estando ya muerto
nunca más morirá.

GENUINO ESPLENDOR

En un tiempo muy remoto,
por algún conjuro ignoto
sentí la vida cantar.
Fue la canción de otra era,
de una hermosa primavera
de acento tan singular.

Vago por estos lugares
en que ausentes de pesares,
libres, mis ojos miraban.
Sin saber bien cómo fue,
ni una causa ni un porqué,
todos los sueños acaban.

En estas horas de invierno
algo se torna más tierno
y calma mi desventura;
pues se encienden los faroles,
los fugaces resplandores
del parque en la noche oscura;

parecen nuevas de auroras
que me retornan a horas
de genuino esplendor,
cuando alegre amanecía
un alma que florecía
a despecho del dolor.

SOÑADO FIRMAMENTO

Tan solo
el paso leve del viento
revive en el sentimiento
mi hora,
e imploro
para al fin poder sentir
cuanto no pude vivir
otrora.

Te siento,
aunque el tiempo haya pasado,
aunque te hayas olvidado
de mí,
y aliento
la esperanza de encontrarte,
pues nunca dejé de amarte,
a ti.

Me atrapan
los parajes añorados
y los días tan amados,
tan idos;
y escapan
lagrimas de estos mis ojos,
desterrados y entre abrojos,
perdidos.

Yo soy
el que ama lo que ha muerto,
quien naufraga en mar incierto,
soñando;
y estoy
de dolor crucificado,
y entre ondas del pasado,
boyando.

Cautivo,
llevo en mi alma, llevo en mí,
grabado cuanto perdí,
a fuego.
Revivo
y en la magia de un momento,
en soñado firmamento,
navego.

TAN FUERA DE CONTROL

Cual es la luz del sol,
tan alta fue mi dicha,
y hoy anda mi desdicha
tan fuera de control.

Por sueños inmortales
corrió la juventud
con la alegre virtud
de tiempos tan vitales.
Mas queda en los anales,
en un bello arrebol,
aquel cielo distante,
tan fuera de control.

Y han quedado las rosas
que otrora florecían
sin saber que serían
espinas dolorosas,
al evocar las cosas
que en un rojo crisol
fundiolas el destino
tan fuera de control.

VAGO POR DONDE NACÍ

Vago por donde nací,
por un mundo singular,
donde moran espejismos
y la luna va regando
sueños que vienen y van.

Por los bordes de la aurora
cabalgan raras visiones,
brillan mágicos reflejos;
tocan los duendes la lira
que hechiza los corazones.

A cada paso que doy
todo muda, todo cambia:
lo que fue pesar, es dicha;
el gozo se torna llanto
y el cuerpo se vuelve alma.

Y cuanto el sueño edifica
el viento lo desmorona.
Suena apenas por el aire
el arpa de la añoranza,
que llorando, se demora.

BELLO JARDÍN

Por el centro del río van nadando los patos.
Para medir los versos he de contar hiatos.

Voy contando y midiendo lo que mide el jardín,
a donde iba Susana, que tocaba el violín.

El jardín era hermoso, era hermosa la flor,
cuan hermoso era el canto del gentil ruiseñor.

Por tan bello lugar ya pasó mi alegría,
pues pasó la muchacha, la que tanto quería.

LA CIGARRA Y LA HORMIGA

Canta la cigarra su bella canción
mientras que la hormiga vuelve al hormiguero:
ella va en silencio, va por el sendero,
llega a su morada oyendo ese son.

Hay voces que dicen que es una holgazana,
porque la cigarra canta y no trabaja,
e incluso que a veces juega a la baraja
y se va de farra si le da la gana.

Pero lo que es cierto, es que su canción
hace que la dicha, como el aire, llegue;
mientras que su son a todos nos cede
aires de esperanza, ritmo al corazón.

Todas las hormigas aman ese canto,
porque su trabajo torna más ligero
el ritmo armonioso, cálido y sincero,
de esa gran amiga que es todo un encanto.

Y cuando en invierno la tierra se hiela,
en el hormiguero tienen un cuartito,
lleno de viandas y bien calentito,
donde la cigarra canta una zarzuela.

MAR CONTAMINADO

¡Oh, Mar Salado!, altivo y tan bravío,
fuente de inspiración de tantos bates,
en tertulias, monólogos, debates...
¡Tú que ostentas poder y señorío!

Han cruzado por tus aguas los piratas,
los bajeles de Basora hasta Ceilán,
bucaneros y la flota del Gran Kan,
y marinos que iban siempre en alpargatas.

Hoy te ves lleno de mugre, de basura,
y de plástico tu seno está plagado.
Sean desechos de un cuartel o de un mercado,
todo arrojan a tus aguas sin mesura.

CUERPO Y METEOROLOGÍA

Nieva mucho por aquí,
hace un frío que me espanta,
que congela la garganta,
y cuando el clima está así:
¡cuánto se añora una manta!

Esto de andar desvestido
o bien a cuerpo gentil,
siendo diciembre y no abril,
me hace perder el sentido
porque no es nada sutil.

El frío me está dejando
los pies tan agarrotados,
los testículos helados,
¡y como siga nevando
he de quedar congelado!

¡Cuán profunda desazón!
¡Con tiempo desapacible
es que sufro lo indecible,
se me nubla el corazón
y se me hace imprescindible

ese tu cálido amor!;
pues es toda una gozada,
a despecho de la helada,
entonarme con tu ardor.
¡Oh mi Bien! ¡Mi dulce Amada!

GORRIONCITO AMOROSO

El gorrioncito amoroso
tiene hambre y pide pan.
Viene alegre, presuroso,
baja raudo del desván.

Yo le di un buen pedacito
del bizcocho que tenía;
y le resultó exquisito:
bien lo sé, pues salta y pía.

Él llamó a la gorrioncilla
con la que vive contento,
por si acaso le placía
disfrutar del alimento.

Bajó pronto el avecilla
a juntarse con su amado,
y fue a posarse en la silla
donde él se había posado.

Así los dos, tan felices,
dieron cuenta del bizcocho,
y se fueron a dormir
pues eran más de las 8.

MORIR DE AMOR

Debajo de un chopo
de hojas temblorosas,
cantan las cigarras,
vuelan mariposas.

Un lindo rosal
cerca se encontraba,
donde, tan feliz,
la avispa libaba.

Hubo otrora allí
un grillo muy lindo,
llamado por todos:
Grillo Gumersindo.

Ese buen grillito
tuvo un gran amor,
que era mantenido
con celo y fervor.

Apenas la noche
teñía la floresta,
los grillos reunían
su mágica orquesta;

mas nuestro grillito
no se concentraba,
porque a su querida
ya nunca la hallaba.

Y así, noche y noche,
y así, día tras día,
por más que buscaba
nunca aparecía.

El buen Gumersindo
la vida dejó
porque sin su amada
de pena murió.

De ese amor tan grande,
de fama notoria,
por todo el rosal
se guarda memoria.

Hace ya algún tiempo,
como era mi amiga,
eso me contó,
Rosita, la hormiga.

Lo mismo contaba
el grillo Fujita,
el gran samuray
que viste levita;

así como Elena,
la abeja jovial,
cuando de mañana
hacía su panal.

INSECTOS

¿Quién chupa sangre un poquito?
Mosquito.
¿Quien come moscas con saña?
La araña.
¿Quiénes se llevan las migas?
Hormigas.
Son, pues, esas mis amigas,
las que se han de alimentar
de forma tan singular:
mosquito, araña y hormigas.

BANDIDO

Me encontré con un bandido,
allá por Sierra Morena,
entregado a su faena
y por ello perseguido.
Él nunca hubiera querido
ejercer tal profesión,
mas le nubló la razón
el ejemplo de un gobierno
que al pobre manda al infierno
y dignifica al ladrón.

ME SACAN LA MANTECA

Lo atribuyen a un mal fario,
mas no pago la hipoteca
pues me sacan la manteca
en un trabajo precario.
Tengo un mísero salario
que para nada me alcanza,
en cuanto llenan la panza
políticos y banqueros,
que nos roban los dineros
sin medida ni templanza.

AMORES

Esos parpados hermosos,
mi soñada Ana María,
¡son ventanas de tus ojos
y hechizo del alma mía!

Mi corazón, afligido,
por Amparo es un clamor.
¡Está triste y malherido
porque rechaza mi amor!

¡Mi cariño es verdadero,
mi soñada y bella Ester!
¡Y con certeza me muero
si ya no te vuelvo a ver!

¡Ay, mi amada Margarita,
tú tienes nombre de flor!
¡Eres morena y bonita
pero no me das tu amor!

¡Ay, mi Rosa, mi morena,
no puedo vivir sin ti!
¡Me besaste en la verbena
y ya nunca más te vi!

¡Ay, Maruja de mi vida,
cuando te veo pasar,
mi corazón en seguida
late y late sin parar!

¡Ay, Anita, mi mulata!
¿Por qué eres así, tan fría?
¡Tu indiferencia me mata
y vivo sin alegría!

¡Aurora, mi gran pasión,
con nombre de madrugada!
¡Me robaste el corazón
En una noche estrellada!

¡Ay, Laurita, mi gitana,
hechizado por tu cante,
por tus ojos, mi tirana,
yo te sigo a cualquier parte!

¡Ay, mi Susana querida,
de ojos negros, matadores!
¡Sucumbir en ti quisiera,
fadista de mis amores!

ROMANCE DEL PERRITO PEQUINÉS

Estaban los Reyes Magos
con un muy serio problema,
pasando muy malos tragos
en situación muy extrema.

¡¡Cuán difícil resultaba
bregar con el pequinés
que tan ansioso esperaba
el niñito tailandés!!

Aunque era pequeñín
el perrito referido,
se escapó por un jardín
y lo daban por perdido.

No es que fuera su intención
ser un perro vagabundo,
sino que fue la pasión
quien lo puso furibundo.

Andaba una pequinesa
por el extenso jardín
de una dama japonesa
y un famoso mandarín.

Saeteado por Cupido
corre nuestro perro chato,
cual galán muy atrevido
a gozarla por un rato.

Mas he aquí que la perrilla
no estaba por la labor
y subiéndose a una silla
ladra presa de pavor,

despertando a todo el mundo
y alertando al rey Gaspar,
que no duda ni un segundo,
en el jardín penetrar

para hacerse con el can,
que no salió bien parado.
Cuando por fin se lo dan:
un mordisco le ha pegado

la perrita pequinesa,
además de un zurriagazo
que la dama japonesa
le atizó en el espinazo.

Y el bueno del rey Gaspar
casi se busca un disgusto;
fue acusado de allanar
y de derribar un busto.

Y cuando ya parecía
que de forma conveniente
el reparto proseguía,
el can huye nuevamente.

A pesar de lo ocurrido
sigue buscando pareja;
de Melchor el perro ha huido
y se va tras una oveja:

un óvido impresionante,
mas no era su intención
ejercer de dulce amante
de un perrito juguetón;

así pues, como insistía,
arremete contra él,
y aunque no lo pretendía
lo estampa contra un tonel.

Corre raudo Baltasar
a recoger al perrillo,
y con no poco pesar
observa que aquel diablillo

yace harto magullado;
así que le aplica ungüento,
para verlo mejorado
de suceso tan violento.

Y dando muestras de enfado,
coge al can que se fugó
para ser por fin llevado
al nene que lo pidió.

Llegan así, sin demora,
a un edificio bien alto,
que es donde ese niño mora;
y de esta historia resalto

que hay que subir un buen rato
hasta el piso ochenta y dos,
y además del perro chato,
pidió el nene unos yoyós.

No funciona el ascensor,
para complicar el tema.
¡No puede haber mal mayor
ni tan inmenso problema!

Después de tanto bregar
habrá que subir andando,
y el bueno de Baltasar
decide subir cantando;

Pero cuando se encontraba
en el piso treinta y tres,
de nuevo se encandilaba
el perrito pequinés.

A falta de pequinesa
persigue por la entreplanta
a una gatita siamesa
que al verlo mucho se espanta.

De nuevo se duele y queja,
este perro desdichado,
pues la gatita le deja
todo el hocico arañado.

Con infinita paciencia,
el pobre de Baltasar,
usando toda su ciencia
logra por fin escalar

hasta el piso ochenta y dos,
y al niño, el perro dejar,
además de los yoyós,
sin que se deje notar

su loable cometido.
Después de tanto ajetreo
el can se quedó dormido,
hasta que el suave gorjeo

de un pajarito amarillo,
cuando empieza a amanecer,
despierta a nuestro perrillo,
que asombrado puede ver

cómo una perra gigante,
descomunal gran danés,
lo mira con ojo amante
de la cabeza a los pies.

ROMANCE DEL OSO GOLOSO

Ocurrió muy de mañana:
estaba en Carabanchel
una moza muy lozana
vendiendo tarros de miel.

A comprar, este y aquel,
hasta ella se acercaban,
cuando de pronto un tonel
que dos chiquillos rodaban

por desgracia fue a romper
los tarros que ella portaba;
pudiendo la gente ver,
cuán compungida quedaba.

Mas al rato aparecía,
aunque no parezca lógico,
un oso que se decía
escapado del zoológico.

Al ver la miel derramada
la devora con fruición,
evocando otras veladas
de gozo en su corazón.

Y en su completa alegría
sus ojos miran al cielo,
olvidándose que había
mucho cristal por del suelo.


Así que sin darse cuenta
se nos hiere una patita,
y al ver la herida sangrienta
le ponen una tirita.

Curativo insuficiente
para atajar ese mal,
por lo que inmediatamente
lo llevan al hospital.

Allí empiezan los problemas;
los servicios recortados,
amén de otros anatemas
contra los osos fugados:

que si no tiene papeles…,
que si el bicho es ilegal…,
que si se comió las mieles…,
que si puede hacer el mal...

A vejación lo someten,
lo vendan en un pasillo,
en un cuartucho lo meten
y le cierran el pestillo.

Cuando todo parecía,
por conclusión evidente,
que al final acabaría
enjaulado nuevamente,

surge un príncipe gorrón;
muy ocioso él caminaba
y a raíz de aquel follón
con la moza se topaba.

La encuentra desconsolada,
con los tarros por el suelo,
y al ver que era divorciada
él le ofrece su consuelo.

Aunque era una plebeya,
estaba de muy buen ver,
y se le antoja tan bella
que la hace su mujer.

Se alojan en un palacio,
les pagamos su sustento,
disponen de mucho espacio
y saben vivir del cuento.

Como tienen adosado
un suntuoso jardín,
el oso ha sido adoptado
y lo llaman Serafín.

ROMANCE DE LOS MUERTOS ENAMORADOS

Había una vez un joven
que mucho se encandilaba
con una muchacha hermosa
a la que tanto él amaba.

Y pensando siempre el ella,
el chico ya no dormía,
por ello es que el torturado
gran insomnio padecía.

De tanto el pobre velar
iba siempre adormilado,
y sin rumbo por la calle
andaba muy despistado.

Caminaba distraído,
solo a su amada veía,
y a causa de tal despiste
al pobre pilló un tranvía.

Como era bueno y creyente,
muy pronto al cielo llegó,
y entre ángeles sin sexo
durante un tiempo vivió.

Mas su amor era tan hondo,
que la imagen de la amada,
aún en el Reino Celeste,
al pobre lo torturaba.

No se lo pensó dos veces,
a nadie lo consultó,
mas de tan enamorado
de los cielos se escapó.

Convertido ya en fantasma
por su antiguo barrio vaga,
sollozando sus tormentos,
su fortuna tan aciaga.

La causante de sus males
ni se puede imaginar
que el lamento de la calle,
de un fantasma, es el penar.

Además, como está viva
y es un ente terrenal,
ella se ha buscado un novio
y hacen el amor carnal.

Y nuestro humilde fantasma
mucho padece por ello,
y hasta a veces se arrepiente
de haber huido del cielo.

Tan nocturno y torturado
va arrastrando su gemir,
que molesta al vecindario
porque no deja dormir.

¡Mas quien ama siempre vence,
y esta noche, en un portón,
ha encontrado a un alma en pena
Que llora su desazón!

Es una muerta muy linda:
un fantasma, como él,
que llora por la traición
de un novio que no fue fiel.

Así que ambos despechados,
ambos muertos por amar,
se encandila uno del otro
y dejan ya de evocar

a aquellos que no merecen
recibir amor tan puro.
¡Y uno al otro se han jurado:
amor eterno y seguro!


FIN

POEMAS BILINGÜES

HA DE EXISTIR UN LUGAR Ha de existir un lugar Ubicado en otro mundo, En donde el sueño fecundo Sublime el verbo soñar, Y entregado a mil...